Ala Quebrada...., un vencejo que casi se arrancó el ala contra el cable anclado muy cerca de la junta de dilatación donde dcidió anidar, desde entonces,día tras día lo esquiva para poder alimentar a su polluelo.

viernes, 20 de febrero de 2009

SED DE VENGANZA, SED DE JUSTICIA..., ABATIMIENTO, LA REFLEXION.






Mi amigo Santi me envió un correo con la fotografía de Marta del Castillo..., para que lo reenviase a mis conocidos, para echar una mano, para buscar su rostro entre la gente con la que me cruzo, entre los coches que esperan ante los semáforos..., lo reenvié, pero por respeto, sin ninguna esperanza, sabiendo que esa chiquita ya estaba muerta. Y no soy ningún adivino, tampoco soy policía..., simplemente lo deduces, lo poco que había oído sobre su desaparición lo dejaban bastante claro.

Ayer, como todos los días, cerré la carpintería y subí a comer, me senté en la mesa ,junto a mi padre, mi madre veía la tele desde el sofá. Le pedí que pusiera la tertulia de la Cuatro, no soy adepto de esa cadena, es rabiosamente partidista, bueno, todo el mundo sabe que es el instrumento propagandística del PSOE, pero bueno, como yo estoy enamoradito de una de las tertulianas, casualmente del “ala nacional” del programa. Una morena de rostro anguloso, de precioso pelo negro como el azabache, de vocecilla casi delicada y mirada franca, inteligente, de respuesta rápida..., y que suele andar metida en los debates, pues eso, me gusta verla y escucharla, es inteligente y perspicaz, no se amilana ante el vocerío desbocado de Mariantonia Iglesias o ante los aspavientos malencarados y falsamente populistas de Arturo González.En esos momentos, el realizador del programa ofrecía las imágenes del asesino confeso de Marta del Castillo entrando en su casa, envuelto en una muchedumbre colérica que clamaba venganza, que le insultaba, que pedía su linchamiento..., después unos planos de los padres, el hombre no puede reprimir la rabia, la ira..., no es tan comedido como el padre de Mari Luz..., y pide la cadena perpetua mordiéndose los labios, sabiendo que está mintiendo y sabiendo en el fondo, que el asesino de su niña quedará libre en unos seis o siete años..., limpio de toda culpa legalmente.

Sigo observando y en la pantalla aparece sobre impresionado, a la derecha y arriba, la promoción de una de las series de la cadena



“Cuestión de sexo”



Mientras tanto, en el plató, comentan sobre esa petición de cadena perpetua y a Carmen Morodo, la avispada directora adjunta de “la Razón”, de perfil anguloso y cabellos negros, se le ocurre decir.

- Hay que recuperar los valores...

Arturo González resopla, bate sus brazos y cacarea.

- ¿¡Pero que valores...!?, ¿¡ pero que valores...!?

Carmen permanece impasible, serena, sin apartar la mirada y responde.

- Los valores de la familia..., este chico, Miguel -puntualiza refiriéndose al asesino confeso de Marta del Castillo- ¿no venía de una familia desestructurada...?

Y la Campoy da paso el telediario de la cadena, Javier Ruiz comienza su arenga cotidiana contra el PP y Manu Carreño espera ansioso para contar los últimos chismes sobre el Barcelona o sobre el Real Madrid. Eso si que son noticias de verdad.

Y yo quedo perplejo, no puedo dejar de leer ese anuncio en la esquina de la pantalla...”Cuestión de sexo” y me pregunto si me estoy volviendo algo esquizofrénico o majareta. Me parece insultante e inmoral que mientras se está hablando de la muerte atroz de esa muchacha..., se esté promocionando una serie de televisión, que desgraciadamente no veo, pero que me imagino que no tratará precisamente sobre las buenas costumbres, por decirlo de alguna manera, imagino que los guiones se apoyarán en los temas de siempre “que si yo me acuesto con aquella y ella me los pone con mi amigo, pero yo me follo a la pava de mi colega...”, o algo así ¿no?, a mi me parece ofensivo e indecente y en realidad, lo que nos dice esta falta de tacto es lo que piensan las cadenas de televisión y en general todos los medios. Se busca la audiencia por encima de todo, se promueve el morbo, las imágenes de esos despliegues policiales..., pero ninguna de estos programas se pregunta el porque de estos actos ni se cuestionan públicamente que sociedad estamos creando.

Sigo abstraído, preguntándome si solo yo tengo esas apreciaciones, si solo yo me escandalizo ante la frivolidad con que se trata el sufrimiento de las personas..., y durante unos instantes me pongo en la piel del padre de Marta, mejor en la piel de su madre, en la de la mujer que la llevó en su vientre durante esos meses de gestación. La misma que después de parirla la cuidó y la mimó, la misma que se sentía orgullosa de esa cría preciosa que poco a poco iba creciendo, año tras año, la misma con la que discutía o con la que reía..., su hija. Hasta que se cruzó en la vida de Miguel y sus amigos, esos que parece que le ayudaron a arrojar su cuerpo al río, los mismos que durante estos días de búsqueda han callado como desalmados, como seres ruines, como seres despreciables..., pero inocentes, hasta que se demuestra su culpabilidad, respetables y con derechos porque les ampara la democracia y las libertades que recuperamos poco a poco y desde las urnas tras la muerte de Franco.

Imagino lo que haría el padre de Marta si le dejaran cara a cara con el asesino de su hija..., algo que no puedo escribir, por “corrección...”, por hipocresía social..., ¿y porque coño me tengo que callar...?..., porque soy humano, ¿no?, ¿ que se le puede pedir a unos padres que saben que su hija esta enterrada entre los lodos del Guadalquivir, sumergida en cualquier banco de arena de su delta o que era arrastrada río arriba y río abajo con las mareas mientras ellos pedían públicamente la vuelta de su hija, mientras pedían la ayuda de todos los sevillanos...?, ¿qué tengan fe en la misma justicia que pone en la calle a violadores y pederastas sin rehabilitar...?, ¿en la misma justicia que liberará a Miguel dentro de siete años...?, si es condenado, claro.

He nombrado a Franco, la palabra maldita, el dictador infame..., que desgraciadamente aún proyecta su sombra en un país que continúa traumatizado tras los cuarenta años de represión, de fusilamientos, de ejecuciones a “garrote vil”, de brutalidad policial. Tal es el trauma que nos ciega que nos hace saltar como un cepo cuando alguien insinúa algo positivo sobre el régimen...., por eso Arturo González arremete contra Carmen cuando ella habla de los valores tradicionales. Pero el programa se acaba y la periodista no termina de expresarse..., lo voy ha hacer yo, porque imagino que ella se referiría al concepto de familia de toda la vida, mas allá de la dictadura. Es decir al tener cerca de ti al papá y a la mamá, al ser educado desde pequeñito en tu propia casa y no en una guardería desde los dos añitos o menos..., la misma palabra lo dice “guardería”, sitio para aparcar bebés, sitio para guardar niños..., y nada más..., no se si Carmen Morodo habría dicho eso mismo, habría sido mucha casualidad, pero lo digo yo que al fin y al cabo dirijo mi prehistórico blog y no dependo ni del PP ni del PSOE.

Realmente..., y lo que voy a decir me ha llevado tiempo el asimilarlo, estos asesinos o los de Sandra Palo, o los de las niñas de Alcacer..., se fraguan desde su infancia, eso dicen los últimos estudios en neurociencia, se fraguan desde el momento en que falla la educación, desde el momento en que esos niños dejan de recibir el cariño y el amor, el calor y la ternura de una madre. Desde el momento en el que comienzan a crecer en un medio sin control emocional, sin un apoyo sobre el que descargar sus problemas, sus complejos, sus miedos y temores..., los resolverán por si mismos, de manera errónea y posiblemente aconsejados por amigos que también crecieron sin apego y sin atención. De esa forma desaparecen los valores básicos para la convivencia. Desaparece el respeto a la autoridad paterna, el respeto hacia la misma sociedad en la que vivirán con sus propias reglas hasta que asesinen y hasta que en algún momento sean apresados y juzgados. Irán a prisión, cumplirán una condena mas o menos justa pero en ningún momento podrán recuperar esa infancia perdida, sus cerebros no tendrán mas referencia emocional que la del desapego, la del odio, la del resentimiento hacia una sociedad que se mueve en medio de la confusión moral, en medio de las contradicciones, en medio de los intereses económicos de los medios de comunicación, de las multinacionales

Reflexiono sobre estos horribles casos y me siento impotente, uno piensa en la pena de muerte, piensa en la cadena perpetua, piensa en el endurecimiento de las penas, de las leyes..., pero en el fondo se que la única forma de evitar estos trances es impidiendo que se produzcan, parece una estupida obviedad pero es así.

Estamos haciendo algo mal, estamos olvidándonos de la educación de nuestros hijos, estamos creando unas modernísimas familias en las que cada cual va a su aire..., el concepto tradicional de la familia se asocia instantáneamente al fascismo, al Opus Dei..., quizás por eso Arturo se encrespa cuando escucha alguno de esos términos..., familia, tradición, educación, disciplina, autoridad...

Con la pena de muerte eliminaríamos a ese asesino..., pero sin educación, sin dedicación absoluta a nuestros hijos, sin nuestro sacrificio, minuto tras minuto, segundo tras segundo en compañía de nuestros retoños..., estaríamos engendrando a otro o creando el caldo de cultivo adecuado..., no nos olvidemos, el tal Miguel también fue un delicioso recién nacido.

Y estas reflexiones no son divagaciones de bicipalo, he leído sobre el tema y me ha hecho pensar, me ha hecho analizar mi propia vida, mis reacciones más detestables y lentamente, he ido descubriendo que es verdad. Gran parte de nuestros actos, de nuestras actitudes quedan programadas desde nuestra niñez, marcadas por esas jóvenes vivencias..., son las referencias sobre las que se apoyará nuestro cerebro a la hora de reaccionar ante determinadas situaciones.

En algunos países se ha comprobado que la delincuencia a descendido desde que se comenzaron a cuestionarse los métodos de enseñanza y los hábitos educacionales en las familias..., parece demostrado que si una criatura crece en medio de un ambiente armonioso, con amor, con atención, con ayuda, con comprensión..., difícilmente matará, difícilmente violará y difícilmente ayudará a buscar a la muchacha que el mismo asesinó abriéndole la cabeza con un cenicero..., pero... ¿estamos dispuestos a renunciar a las guarderías de madrugada, a los abuelos para que nos críen a los hijos, estamos dispuestos a renunciar al trabajo para soportar sus lloros y sus preguntas constantes, estamos dispuestos a renunciar a ir al gym o a las saliditas del sábado noche...?















15 comentarios:

María Hernández dijo...

Tremendo este post tuyo....tremendo.
¿Valores?....¿qué valores?
Claro que existen valores, los ha habido y los habrá, pero desde mi pequeño entendimiento si que hay algo que estamos haciendo mal, muy mal.
Te pongo un ejemplo.
Un niño llega a su casa diciendo que el/la profesor/a le ha castigado.
Al día siguiente, sino esa misma tarde, la madre se planta en la puerta de la escuela, espera al profe y ... " Por que TÚ no eres quien para castigar a mi hijo...¿qué te has creído, que seguimos en los tiempos de antes?, bla bla bla...cada vez más feo...bla bla bla".
Todo este alarde de a ver quien grita más lo hace, precisamente, delante de su hijo que, por muy pequeño que sea, ve que su madre se enfrenta si ningún pudor al profe.
Y digo yo ¿qué valores?...¿el diálogo, la comprensión, el preguntar primero y disparar después? Eso, por lo visto, no.
Independientemente de lo que sea tu familia, si del Opus, del Club Carrefour o de la asociación de vecinos, creo que los modales no saben de ideologías.
En nuestros tiempos, llegabas a casa diciendo que el maestro te había castigado y poco menos estabas sin ver la tv y sin salir a la calle hasta que hicieras la mili.
Yo no pienso que haya que ser tan subjetivo. Mi opinión es que si algo así sucede...acercarse al colegio, pedir hablar con el profesor y preguntarle que ha pasado. O es que ¿no sabemos qué niños hemos parido?.
Un día vino mi hijo diciendo..."Mamá, la profe me dió con la libreta en la cabeza" y yo le dije..."Ayy dios...enséñame la brecha"... "No tengo nada, no me hizo daño" y "entonces ¿qué problema tienes?, me sabes decir por qué crees que pasó?"...."Buenooo es que yo....yo....yo...me levanté y ...."

Ya está, no hay más que hablar. Mi hijo no ha parado quieto jamássss. Se levanta, se sienta, se vuelve a levantar, es un torbellino. Si es que yo compadezco a quien lo tenga que aguantar durante tantas horas seguidas.

Hace poco estuve charlando con una amiga que es profesora de primaria. Me contó que ahora la palabra "castigo" está prohibida. Si el niño hace algo mal, lo mandas a la "silla de reflexionar" y que piense en lo que ha hecho.
¿Estamos gilipollas o qué? ¿en qué va a pensar un niño? Se pasará el rato sin hacer nada, flipando con lo fácil que es dejar de pintar y volverá a repetir algo así en menos que canta un gallo. ¿Acaso pensábamos en el hormiguicidio cuando nos pasábamos la tarde entera aniquilando a las hormigas? Para reflexionar sobre algo, tienes que conocer un lado y el otro y entonces sacar tus conclusiones, si tienes edad para ello. Antes de que eso ocurra, alguien nos tiene que ir alertando..."esto está bien, esto está mal".

Estoy contigo en que no se puede estar "A dios rogando y con el mazo dando". No podemos echarnos las manos a la cabeza por ciertos comportamientos, cuando "nos venden" estilo de vida en la ficción, que en la realidad es una caca de vida.

Practicar con el ejemplo estaría muy bien. No puedes pedirle a tu hijo que no grite, si para reprenderlo le gritas tú y lo insultas.
No puedes reprocharle que no bese a su abuela, si tú no saludas a tus vecinos ancianos.
No puedes pedirle que te cuente sus cosas, si sólo te diriges a él para decirle todo lo malo que hace.
Siempre hay manzanas podridas, pero desde luego, si no evitamos la plaga, no podemos pedir compota después.

Saludos.

Pedro. dijo...

Hola María, si,la verdad es que me he mordido poco el labio y he "rajado" casi a placer..., por cierto, creo que tu también te has "acelerado" un poco, es la primera vez que te leo soltar un "taco", pero esta guay.
¿Sabes, Maria?, durante dos años y medio estuve saliendo con Pilar, que es la mejor profesora de infantil de este país. Me contaba sus vivencias con los pequeñajos y yo escuchaba atento, trataba de ayudarla cuando llegaba a casa abatida, fatigada o desalentada cuando alguno de esos padres se encaraba con ella, desautorizandola y tratando de vejarla. Pero Pili lleva 15 años ejerciendo y sabia defenderse. Pero ese tipo de reto paterno, ese defender ciegamente las barrabasadas de sus hijos, es algo casi cotidiano, demasiado habitual..., no entre sus niños, sino entre todo el colegio.
Sabes perfectmente que existen esos valores..., otra cosa es que tengamos ganas de aplicarlos.
La educación se está convirtiendo en el gran fracaso de la democracia...,lo ha dicho alguien publico esta semana y joder, que es una verdad dolorosa y preocupante. Un saludi
Un saludito Maria..., ah,me gustó eso de que tu propia hermana te comente tus post.

Olocau.Digital dijo...

... mmmh ... la misma tele se encarga de fabricar esos comportamientos humanos tan necesarios para poder existir en un estado de guerra permanente.

Nada más que el nano se trague lo que suele tener entre nosotros bula moral "la noticias", ya puede aquilatar que los despliegues para la muerte son más evidentes y esforzados que los dedicados al bien estar en sociedad.

Después de la moraleja de ración de cuerpos destripados, bombas en mercados, suicidas explosivos y demás lindezas, pues, nuestros representantes dirigiéndose unos contra otros, con malas formas, perores tonos, predicando el enfrentamiento permanente y usando la palabra para desprestigiarla.

El efecto de esa docencia se puede ver perfectamente entre los adultos ... que por cierto, "educan", aunque sea "ósmoticamente" a sus hijossss ... cuando tragan con el cartelito de la cuestión de sexo mientras les cuentan que nos matamos hasta con ceniceros.

Eg que fum.mar es mú malo jo.er!!

Pedro dijo...

Carlos, tu comentario me recuerda la ultima conversación que tuvimos, como los ejercitos se ceban en la población civil. ¿Sabes...?, hoy salian unos cuantos autobuses desde Sevilla hacia Madrid, ha manifestarse en recuerdo de Marta y para pedir la cadena perpetua..., ¿tacharán de fachas a sus padres...?, yo creo que si...

María Hernández dijo...

Ups...es verdad, se me "colgó" un taco y no precisamente de tortilla, jeje.
¿Qué decir?... "me dejé llevar", "perdí la cabeza", "si me acaloro no pienso", jejeje.
Mejor no me disculpo, que capaz que queda peor.

Con respecto a lo de que "my sister" comente mis post... pues, como te diría yo, "es costumbre familiar muy arraigada"; yo le comento los suyos y ella los míos... y luego nos vemos y no nos decimos nada respecto al post, jajaja. Somos así, nos hacemos compañía hasta en la inmensidad de la red ( 0 comentarios, viene tu hermana y te deja uno), jeje. Nos queremos mucho.

JJUAN dijo...

Aqui estoy, quien diría que por fin puedes publicar a nivel mundial.

Africa dijo...

Si,algo se está haciendo mal en la educación de los hijos,yo no los tengo pero por mi trabajo me "relaciono" con bastantes familias y veo cosas que me hacen ver que la culpa la mayoria de veces es de los padres,hay excepciones,esos niños que por mucho que los padres lo intenten no hay por donde cogerles,pero la mayoria de veces es por la dejadez de los padres,creo que ha quedado un recuerdo residual de otros tiempos cuando los padres eran niños y vivian en esa clase de educacion represiva,eso hace que junto a la falta de tiempo se les deje hacer lo que les de la gana,es la educación del .....nene callate que estoy cansada,nene deja de molestar....la educaión de la dejadez,dejar de educar en valores y respeto hacia los demás,pero simplemente porque es más cómodo dejar al nene con la tele o con play,la educación se trabaja dia a dia con constancia,pero es más fácil como habeis dicho aparcar al niño.....
Yo veo que de padres maleducados salen niños maleducados,de padres gritones salen niños gritones,al final somos un clon de nuestros padres,aprendemos lo que vemos y por eso es tan importante tener una buena educación a nuestros alrededor.
Y sinceramente,algunas veces me pregunto por qué la gente tiene hijos si sabe que por su situación personal no va a poder darle la atención debida,es un tener hijos por tenerlos,porque es lo que hay que hacer,ley de vida....pero,este sería otro debate!!!!
Saludos.

bicipalo dijo...

Que guay África volver a leerte...¡¡¡, tienes toda la razón y la frase de "de padres gritones salen hijos gritones...", es una realidad, el primer aprendizaje es por imitación y ni siquiera tenemos la decencia y el miramiento de modificar nuestras conductas ante las criaturas. Y tu reflexión final,la gente tiene hijos sin pensar en el futuro de la educación..., no se tiene consciencia de lo que supone tener un ser a tu lado, dependiente e indefenso que verá elmundo según tu le eduque, Es una responsabilidad enorme y dificil de asumir para muchos padres y madres..., que realmente, han tenido hijos sin haber madurado ellos mismos lo suficiente. Bueno, cambiando de tema ¿como va el papá...?
Hola Maria, he leido tu ultimo articulo...,es pura poesia. Te diré cosas en tu blog..., ah y me encanta eldetalle de tu nueva foto, tambien te diré cosas sobre el maquillaje..., si se me permite.

María Hernández dijo...

No creo que el fondo del tema sea "por qué quieren tener hijos si no van a tener el tiempo para darles la educación debida".
Sinceramente, no creo que ésta sea la cuestión. Antes, nuestros padres ni siquiera tenían la opción de "evitar con seguridad" traer más hijos al mundo y los traían. Y nos criaban. Y muchas veces no estaban en casa, por lo menos, en mi caso. Mis padres, los dos, trabajaban. Y nos hacíamos responsables desde pequeños. Algunos pensarán que era una responsabilidad a "destiempo", pero no creo que nos haya hecho daño. Y no pasaba nada, tenías que tener la llave de casa, no habían móviles, tu hora de toque de queda era cuando se encendían las farolas y no pasaba nada. Eso sí, como tu madre (en mi caso, mi padre es demasiado bueno) te llamara a capítulo se te encogía el alma y no porque te pegara una paliza, si acaso, te dió una nalgada o un cachete alguna vez, pero todos sabíamos que una madre era una madre y había que respetarla.
Estoy de acuerdo con África, muchos de los "malos padres" de hoy en día, han creído que ir de un extremo al otro era lo mejor, pero no. Ni una cosa, ni la otra. Muchos de nuestros padres ni siquiera sabían escribir bien y, aún asi, siempre nos dijeron "el graduado escolar es fundamental". Hoy que somos padres "estudiados" tenemos hijos con fracaso escolar, mala educación y falta de valores.
Estoy de acuerdo con ese juez de Granada (no recuerdo el nombre) que dijo "tenemos complejo de joven democracia". Es verdad, nos estamos equivocando, educar en libertad no debe ser sinónimo de "No límites, no reglas".
Desgraciadamente, creo que hay un problemón tripartito: familia, colegio y leyes.
De la familia ya he hablado, del cole y las leyes lo haré más adelante, porque creo que mis comentarios son demasiado grandes, jajaja.
Saludos a todos.
Ah, Pedro..cuando quieras puedes comentar en mi blog, tanto de mis posts, como de mi maquillaje carnavalero, jaja.
Saludos

bicipalo dijo...

Maria, Maria...,de comentarios largos nada, me encanta que opines, que des tu parecer..., que hables conmigo y con África o con quien quiera que se asome por aquí y nos diga algo.
Saluditos.

María Hernández dijo...

Bien, ya que me das tu "bendición" aquí va el segundo asalto del "tripartito":

El cole, la enseñanza reglada:

Pedro, ya comentaste mi post "Entre el cuaderno y el blog" y estoy de acuerdo con lo que decías. Esta "des-educación" parece algo tramado.

Recuerdo cuando en mis tiempos de estudiante se hablaba de la "evaluación contínua" como algo renovador e incentivador. Un método que premiara una trayectoria, en lugar de puntuar un sólo exámen. A priori parecía buena la idea.
La realidad actual es muy distinta. Hoy no pasas de curso sólo por haber conseguido superar el temario, también pasas de curso por "la edad", aunque no sepas las "cuatro reglas" como dice mi madre, como si "los años" fueran suficientes para saberlo todo.
Imagina la cantidad de lagunas (más bien son océanos) de conocimientos con las que algunas criaturas llegan a la "temida" ESO. Pero "eso" no es todo, también llegan sin el trabajo hecho, sin saber enfrentarse a los exámenes, sin conocer que es lo que se premia, sin haber aprendido a estudiar, a sentarse, a llevar una rutina.

¿Y qué es la ESO?...un engendro extraño. Una secundaria a la que llegan chavalitos de apenas 11 o 12 años, a los que "juntan" con los mayores. Y no es que los "grandes" se junten con los pequeños (eso nunca ha funcionado así), pero los pequeños si quieren ser como los mayores y los imitan y observan.

(Ahh..antes de seguir, yo hablo de centros públicos, de los privados no tengo valoración porque no los conozco).

En cuanto a los conocimientos, pocos y malos. Los temarios nunca se acaban, entre otras cosas, porque es imposible seguirlos ya que no traen lo anterior aprendido. Y no pasa nada, si suspenden, ya pasarán por la edad.

A veces me reboto y digo en voz alta a quien quiera escucharme que si yo fuera estudiante en estos momentos, sería muyyyy mala estudiante, porque me repatearía que el que se sienta detrás, sin dar palo al agua, consiga lo mismo que yo, estudiando, esforzándome y cumpliendo los objetivos para pasar de curso.
¿Qué aliciente le queda al buen estudiante? NINGUNO.
No nos podemos olvidar que son niños, que aún no piensan que su formación actual pueda labrarles el futuro del mañana (no siempre, también es verdad). Ante tal caos, lo que se lleva ahora es "¿Cuántas has suspendido?" en lugar de "¿cuántas has aprobado?". Los suspensos suponen un medio para fardar, como quien cuenta con orgullo cuántos puntos le dieron en una herida.
Y donde tanto "negativo" hay, los profesores también se desencantan. Y luego llegan las bajas laborales y con ellas esas aulas vacías y más y más horas sin clase.
Y no pasa nada.

Y luego vas a una reunión de padres/madres y profesores y te sacan una estadística de cuántos han suspendido dos asignaturas, tres, cuatro, cinco.....siete....TODAS. E insisten en que tienes que estar pendiente de los trabajos que mandan desde clase, que los chicos tienen que sentarse a diario una media de dos horas delante de los libros, que la EDUCACIÓN se trae desde casa.
A ver...a ver.. no confundamos. Una cosa es que yo le enseñe a mi hijo como debe comportarse y otra muy distinta es que le tenga que enseñar a hacer raíces cuadradas en 4º ESO. ¿Y si no sé?. Si yo hubiera esperado a que mis pobres padres me enseñaran una raíz cuadrada aún estaría esperando, porque sólo saben sus cuatro reglas (sumar, restar, dividir y multiplicar) + el complementario (la regla de tres, tan útil en esta vida). Me enseñaron modales, valores pero me dieron "estudios", mandándome al cole, donde otros se ocuparon de llenarme de conocimientos.

A veces me parece que también nos quieren echar la culpa del mal funcionamiento del sistema de enseñanza que nadie nos preguntó si queríamos adoptar.

En un país donde la educación obligatoria es hasta los 16 años, tenemos un montón de chicos/as a los que llamo "analfabetos escolarizados", porque con tanta "evaluación contínua" a alguien se le olvidó enseñarles qué significa "estudiar", cómo se hace y qué se pretende con ello. Ahora es muy fácil echarles las culpas a otros.

Llegados a este punto, se me ocurren muchos candidatos para enviar a la "silla de reflexionar".

Fin del segundo acto. Mañana atacaremos a la ley.

bicipalo dijo...

No me atrevo a comentarte punto por punto,Maria, pero desde luego te doy la razón en todo. Me reconforta pensar que no soy solo yo el que ve que las cosas no se estan haciendo bien. La diferencia es que tu como madre lo estas viviendo en primera persona, dices algo muy importante repecto al extraño y contranatura mecanismo por el que un chaval que estudie pasa de curso y el que no hace nada también, curioso ¿?.Esto fomenta la ausencia de esfuerzo y sacrificio con la diferencia de que siempre eres premiado. Los chicos crecen con ese concepto arraigado, obviamente fracasan y a los 16 años se salen del colegio y se dedican a zanganear por los parques vestidos con chandal, al final encuentran un trabajo y se dan de bruces con la realidad. Un trabajo se conserva haciendolo, demostrando interes, entrega y sobretodo responsabilidad..., ¿en nuestro sistema educativo se fomenta alguna de esas cualidades...?

María Hernández dijo...

La tercera en discordia: la ley

Además de madre y tía, soy puericultora de vocación y titulación y también he vivido, de cerca y durante mucho tiempo, entre niños para quienes la salud era un bien excaso y con pocas perspectivas. Por tanto, cualquier ley que permita que nuestros niños consigan vivir como tales, dentro de la inocencia que les debiera caracterizar y sin penar por ello, bienvenida sea.
Y se creó la Ley del Menor, para protegerlo, para velar por su seguridad, pero...¿qué ha pasado?.

Ayer escuché que habían crecido, alarmantemente, los casos de agresiones verbales hacia los padres, sobre todo, tras la crisis. ¿¿¿???.

Todos conocemos algún caso de aquél menor, por "días", que acabó con la vida de otro, pero no tendrá que cumplir condena porque no tenía la mayoría de edad cuando cometió el delito. ¿¿¿????

El cole se acaba a las 3, tú a las 4 de trabajar...y estás acojonada todo el tiempo por si a los de Servicios Sociales se les ocurre pasar por tu barrio y "descubren" por casualidad que tu hijo pasa hora y media sólo, en casa, porque tienes que trabajar para alimentarlo, vestirlo, darle un hogar y cubrir sus necesidades. Aún así, mejor que no sepan de ti...y pones al niño en alerta constante "No se te ocurra tirar ni una piedra, que me buscas la ruina". ¿Soy mala madre por trabajar para que no le falte lo básico, al menos? ¿¿¿¿????

Las nuevas tecnologías, como internet, móviles, ipod, etc. en lugar de darnos libertad, nos hacen esclavos de las cámaras. Un adulto no puede defenderse, de ninguna de las maneras, ante un menor (aunque solo sea por días), porque con un testimonio grabado estás perdido. Pueden vejarte, humillarte, golpearte, pero tienes que agachar la cabeza y doblar la rodilla....ellos tienen el poder, la cámara y la ley del menor. ¿¿¿¿¿ ?????.

¿Donde queda la inocencia que deberíamos preservar para los niños, cuando salgan a la calle a jugar en el parque y se encuentren con un mercadillo de estupefacientes, regentado por ese otro menor al que pillan una y otra vez, pero que se libra porque en su DNI pone "Niño malo, pero niño al fin y al cabo"?.
¿Donde se pueden poner los límites del bien y del mal sobre papel?.

Ser menor de edad no debería ser sinónimo de ser niño. Ser menor de edad no debería ser equivalente a no tener responsabilidades. Ser menor de edad no debería darle el derecho a creerse todopoderoso.


Para cuidar de nuestros niños tenemos que hacer algo con todo ésto. No podemos seguir sentiendo terror por la amenaza de un chaval de 13 años. Tampoco podemos permitir que bajo el amparo de la minoría de edad se escondan verdaderos delincuentes. No se puede seguir permitiendo que las aulas de nuestros hijos se conviertan en gallineros, donde el Gran Gallo sea quien se lleve todos los kikirikis y parte de las plumas.
Pero es lo que tenemos...gente joven "protegida" legalmente para hacer de las suyas, y el resto desprotegida de los "protegidos".

...."Protegiendo al "Bala Perdida", no puede protegerte de una bala perdida...hoy estás bajo tierra y él sobre ella, porque no sabía lo que hacía, no tenía conocimiento, era inocente de corazón, solo disparó por miedo, estaba preocupado...tres horas más tarde iba a ser mayor de edad y el peso de esa gran responsabilidad lo atormentaba, de niño a hombre en segundos. Tú seguirás siendo niño, porque "Bala Perdida" se encargó de embalsamarte para siempre, mientras estaba preocupado porque de golpe, sin entrenamiento, iba a ser mayor.
Siempre tuya,
Ley del Menor.

P.D. Siento que tus padres no quieran ni verme."

bicipalo dijo...

Brillante exposición,Maria, de una terrible Ley
desgraciadamente olvidada por el gran publico. Al fracaso escolar y el abandono prematuro de las aulas se le suma esa especie de prorroga, en la que el chaval puede delinquir, atracar, apalizar, asaltar..., a quien sea, incluidos a sus propios padres...,un tiempo en el que se rien del policia de barrio, se saben a salvo de la Ley y crecen con ese convencimiento.
Como bien dices, ya ni los proios padres pueden reprender a sus hijos, sobre todo cuando estos miden ya como el padre. Pero peor es que tampoco podemos llamar la atención a algun chiquillo cuando pintarrajea con un spray la puerta de tu vivienda o que firma con un grueso rotulador..., al final,abrimos la puerta a toda prisa y entramos en casa, suspiramos y en todo caso desde el balcón le gritaremos algo, pero sin asomarnos del todo.
Pero aquí no pasa nada, hablar de disciplina o de responsabilidad suena a eso, a tiempos pasados..., en los que nada se hacia bien ¿no?.
Maria, te había respondido con un comentario guay,mejor que este,pero se ha colgado la red y lo he perdido...,pero te decia algunas cosas como las siguientes.
¿sabes...?, me sorprende el genio y el temperamento, la energia y la profunda convicción de tus palabras..., destilas la rabia que todos tenemos ante esas injusticias, ante laactitud prepotente de un estado que legisla ciego y obstinado, ajeno por completo al infierno infantil y juvenil que han creado. Entiendo tus animos encendidos..., tienes un hijo al que estas dedicando tus esfurezos y energia en educar, en dotarlo de recursos mentales para que sobreviva en esa jungla de ahí fuera.
En tu espacio no eres así, o eso me lo parece, aunque sabes que muchas veces no "te pillo" la idea. Me da la sensación de que en Blogear por Blogear, sueñas, te evades del trabajo, de la lucha, de la fatiga..., coño, pues como hacemos todos ¿no...?.
Y ahora caigo en la cuenta de que también te habia hablado de tu hijo y puede que por eso cargues con ese caracter contra un sistema educativo fracasado. Sabes que tu hijo irá batiendo sus alas poco a poco, pero cada vez con mas fuerza..., volará en solitario y es posible que alguna vez se tope con ese matón de barrio, con ese Garn Gallo del que hablabas..., en ese momento no pasará nada, pero detras de ese habrá otro, y otro, y otro..., por culpa de ese sistema educativo que esta abocando a nuestros jovenes a esa perdición y a la inpunidad absoluta
Un beso, Maria.

María Hernández dijo...

En realidad, cuando hablo de estas cosas soy madre, pero no de mi hijo solamente, soy madre de sus amigos, de los chicos del barrio, de los que alguna vez les soné los mocos, de mis sobrinos, del hijo de la vecina. Soy madre, simplemente.
No vivo ajena a lo que pasa a mi alrededor, no todo son rosas en este campo de espinas, pero tampoco todo es espinoso.
Mi hijo es un chico de su tiempo, que tiene cuenta en Tuenti, que va al instituto, que hace deporte, que refunfuña conmigo y que tiene que sobrevivir en un barrio, digamos, "de los complicados". Y es como la mayoría, ni malo , ni un ángel.
Claro que volará, claro...es su camino. Pero hasta que lo haga tengo el deber como madre de intentar que aprenda a ser responsable de sus actos y algo que es casi más importante...ser consecuente con sus acciones. Y en eso llevo 15 años, siendo la pesada de turno.
En mi blog, como dices, me ves más relajada, pero porque escribo sobre cosas que me apetecen, cosas de la vida diaria, de desvaríos. Muchas se relacionan con la familia, con mi modo de ver, recordar o sentir ciertos asuntos.
Pero te aseguro que soy la misma. No tengo dos personalidades, tengo muchas, soy la hija, la madre, la tía, la empleada, la sindicalista, la "blogeadora", la vecina, la ciudadana de a pie, etc. pero tengo el mismo color cuando me levanto que cuando me acuesto. (Bueno, vale..un poco más desgreñada cuando me levanto, jajaja).

Soy...María, simplemente.

Saluditos.