Ala Quebrada...., un vencejo que casi se arrancó el ala contra el cable anclado muy cerca de la junta de dilatación donde dcidió anidar, desde entonces,día tras día lo esquiva para poder alimentar a su polluelo.

martes, 13 de agosto de 2013

UN RELATO DE MOTEROS PARA DORITA.











   

     Cuando he visto a la Bellagio de Javision con las tapas de balancines pintadas de un rojo apasionado, he tenido un mal presentimiento, después de eso, el amante de Bella ha engranado primera y las válvulas han enloquecido bajo esas tapas rojas que recordaban a unos lujuriosos labios de mujer insaciable, quizás por eso Javisión giraba el puño y el resto de las parsimoniosas custom salíamos tras él jadeando y yo el ultimo, girando el puño y sintiendo que poco a poco iba perdiendo metros, pero Duna podía dar más y aunque sus tapas no eran rojas, sus valvulas también se abrían y cerraban dando de comer a ese viejo v-twin, colgado en el vacio, sin cuna de motor.
    Recordaba viejos tiempos, recordaba aquellas primeras kedadas en la Pantera Rosa, recordaba a los Dracs y la melena negra de Águila Culebrera…., en ese momento creo que he sonreido bobamente, pero la curva se ha echado encima y el piloto rojo de Lancelotx se ha encendido, he frenado, he trazado la curva y me he centrado en la revirada carretera que ascendía desde Olocau hasta el Pico del Águila.
   El dragón serpenteaba, Bosser habia dejado escpar a Javisión, le seguía Little, despues Lancelotx y cerrando Duna y yo, cada vez mas concentrado, mas atento y sin tener que preocuparme por dar pedaladas, como cuando subo este precioso puerto con la bici de carretera.
   Pero hoy era distinto, no podia distraerme con los farallones de rodeno ni con las espesas umbrias de los barrancos, no podía buscar el vuelo sosegado de las rapaces, hoy no pedaleaba y el sonido de los cambios de marcha se sucedían una y otra vez, las curvas lentas y cerradas y sintiendo a Duna muy tumbada y muy lenta entre mis torpes manos. Pero al final hemos coronado y la Bellagio se ha lanzado cuesta abajo como en extasis, como una hembra insaciable…, pero yo prefería subir, incluso con las bicis prefiero subir a bajar, quizás por eso me ha patinado la rueda trasera cuando he frenado demasiado…, pero ha sido soltar el freno y continuar bajando entre paredes de rodeno, entre bancales de almendros y olivos, aunque no los veía, solo veía el asfalto retorcido.
   Y sin llegar a entrar en Altura hemos girado a la izquierda y empezado a subir hacia la Cueva Santa, hacia Montemayor…, hasta que la pitillera de Little ha salido volando de su bolsillo y hemos tenido que reagruparnos.
  El ascenso ha sido algo triste, los espesos y extensos pinares estaban carbonizados, ya lo sabia, aún así, conservaban la belleza de los parajes naturales, de los paisajes heridos que lentamente se recuperan de las estupideces de los humanos.  Pensaba en que pasarían bastantes décadas antes de poder volver a contemplarlos con la frondosidad de hace un año…., pero el asfalto se ha estrechado, se ha encogido y encerrado entre pretiles encalados, las curvas han empezado a sucederse y de nuevo Duna ha empezado a tumbarse, a inclinarse tratando de imitar las trazadas de Little.
   Clank, clank, clank…, los escapes sonaban distintos cada vez que entraba con la Virago medio muerta en los virajes, cambiaba y gorgojeaba como quejándose, como pidiendo una marcha mas corta…., recordaba mis jadeos, mi respiración acelerada cuando subía este puerto con la bici y despues me extasiaba contemplando los horizontes cubiertos de bosques casi infinitos, interminables, verdes, frescos y serenos como la misma Cueva Santa. Enseguida hemos notado la temperatura agradable y estable durante todo el año, dentro de la pequeña cueva, bajo esos techos de piedra y en medio del aura sacra que envolvía el santuario. Durante unos segundos me he sentido dentro de la montaña, me he sentido bajo tierra, bajo esos mismos bosques que ya no existían.
   - ¿Cuándo se almuerza…?, ¿que no hay hambre…?.
   Hemos salido de la Cueva y poco me ha faltado para irme al suelo.
   - ¡Tío, que no has quitado el candado, coño…!
   Han sonado unas risotadas, sanas, sinceras, amigas…, como cuando Lancelotx se ha tapado la cara con la manos al escuchar mi respuesta a la sugerencia de la camarera.
   - Vale, si quieres el cortado corto de leche, te lo alargo de café.
   - No, no –he contestado escandalizado- que si no el café se diluirá.
   Pero antes del almuerzo hemos descubierto una especie de maquina del tiempo, una gasolinera en la que los vecinos deambulaban como si fuesen empleados que entraban y salían del taller con parsimonia y confianza, ensimismados o cruzando alguna frase con sus amigos, moviéndose a un ritmo lento, como son los veranos en Las Alcublas, como es la vida misma en estos pueblos serranos, de inviernos duros y silenciosos, de inviernos fríos y acompañados por una soledad que curte a estos pobladores del interior valenciano. Y allí, en ese rincón del pueblo, descansaban un tesoros que ya no llamaban la atención de los parroquianos, nadie parecía hacer caso al mítico Alpine descapotable que reposaba moribundo, pero lleno de dignidad, sobre un remolque.



 Nadie parecía fijarse en la Lambretta oxidada ni en el coche de juguete, nadie parecía prestar atención a nada, ni si quiera los dos pit bull enjaulados, nos prestaban atención, ni ladraban ni gruñían. Los dos perros formaban parte de ese decorado perdido en la serranía.
   Después los moteros se han marchado y uno de los hombres ha murmurado para sus adentros.
   - Mira que echarle fotos a esto…
  Y ha sonreído cabeceando…, él sabía que a los de ciudad le gustaban esas antiguallas y que pagaban bien por ellas.
   - Eso, que paguen, que paguen.
  

 

7 comentarios:

Dorita dijo...

Hola Pedro, así que has disfrutado la ruta, me alegro. Y la Duna se ha portado bien! Ella sabrá que solo ser guapa no es lo suficiente para que uno la quiere jejeje
Leí una vez en un blog de un motero que una moto es lo mejor que se puede tener entre las piernas estando vestido! Y lo confirmo.
No importa la marca ni modelo, solo que rueda. Aunque tu dirás que es la bici, pero dilo en voz baja, vaya que te escucha Duna.
Ah, y si vas a rodar solo, puedes adaptar la velocidad a la necesidad de admirar la naturaleza y disfrutarla 100%
Besossssssssssss

bicipalo dijo...


¿Recuerdas Dorita que te dije que estaba algo preocupado por lo de curvear...?, pues al final resulta que fui bastante suelto, quiero decir que no iba tenso, aunque tampocome veía muy agil. Cada uno tiene que rodar a su velocidad "natural", tanto con las motos como con las bicis, en una moto te puedes marcar una hostia guapa y en una bici puedes desfallecer.
Dorita..., faltabas tu..., por cierto niña,me sigue sorprendendo la rudeza que sientes entre las piernas cuando montas en una de estas bichas, lo sientes todo, el calor, el ruido,las vibraciones,los cambios de marcha...., es algo muy intenso.

Anónimo dijo...

uf!! muxo caló veo entre los dos

bicipalo dijo...


Moskis Anónimo, tienen razón, el ultimo parrafo de mi comentario da mucho juego, je,je, je. Bueno y decia que faltaba Dorita porque mi amiga es capaz de hacerse rutas de 200 kilometros ella solita, bueno y su Vespa roja de 49 cc...¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡.

Dorita dijo...

Jajaja, y yo me rio !

Pedro, te quedas corto, estos pueblos que me gustan están a 140km el mas cerca, (estuve hoy) o sea, ha-la cuenta.
Colorin colorao, esa Vespa ha volao !
Besinessssssssss

Jesús dijo...

Por que sé que la bicipalo no la dejarás pero te veo que te has aficionado a lo de retorcer el puño y lo descansadito que se suben los puertos sin mover las piernas.
Yo me quedé en la vespino cuando era joven y ya no he vuelto a tocar una moto.
Bueno que sepas que te vigilo de cerca. Ayer nos cruzamos, yo bajaba del Garbí y tu subías hacia el Oronet...por carretera¿?.
Supongo que estarás en Tierras Altas todo el més. A ver si quedamos y me enseñas la olivera o hacemos alguna rutilla que sea de mi nivel.

bicipalo dijo...

Dorita, eres una mujer incombustible.....¡¡¡¡¡¡¡.
Jesús, claro que estaré en las Tierras Altas todo el mes, ah y no es que subiese el Oronet por carretera, es que cruzaba para subir al castillo de Serra, ya te contaré quien iba delante sacandome los ojos.
Te daré un toque y te llevaré a ver la Olivera milenaria.