Ala Quebrada...., un vencejo que casi se arrancó el ala contra el cable anclado muy cerca de la junta de dilatación donde dcidió anidar, desde entonces,día tras día lo esquiva para poder alimentar a su polluelo.

miércoles, 21 de octubre de 2009

NEARDENTALES, ¿POR QUE SE EXTINGUIERON?.

.


.



“Investigación y Ciencia”, lanza su número de octubre con esta pregunta: “Neardentales, ¿Por qué se extinguieron?”, y la periodista Kate Wong comienza su artículo localizando los últimos asentamientos Neardentales en Iberia, cita las cuevas de Gibraltar como las últimas tierras colonizadas por estos ancestros que surgieron en la Europa Glacial hace unos 200.000 años. Este asentamiento sería algo así como la migración final escapando de los hielos, de las hambrunas, de los cambios en la fauna y en la vegetación provocados por los cambios bruscos y repentinos del clima..., nos relata la periodista. Unas variaciones demasiado rápidas, según algunos investigadores para que neardental se pudiera adaptar a esas nuevas condiciones de manera eficaz, está claro que muchos de ellos lo consiguieron, pero sus poblaciones ya se habían fragmentando de manera irreparable. El índice de natalidad habría descendido y los periodos de carestía alimentaría continuarían minando sus clanes hasta la desaparición final de esos humanos que coexistieron con los sapiens, con nosotros mismos durante 10.000 años.

La imagen del ultimo neardental mirando hacia África siempre me ha humedecido los ojos…, no se, los imagino como felices, lejos de los fríos, de las glaciaciones que vivieron y a las que se adaptaron perfectamente, en la soledad de aquellos inmensos glaciares, de hielos azules y altas paredes congeladas, como los únicos humanos que ocupaban aquel silencioso continente, en el que solo se escuchaban las berreas de los ungulados, los barritos de los mamuts lanudos, los aullidos de los grandes lobos, los gruñidos de los predadores desde la espesura de aquellos bosques impenetrables de coníferas…, o sus propias voces, el sonido de sus cacerías cuando todo el clan lo hacia al tiempo, mujeres y niños alborotando para conducir a las presas hacia las emboscadas donde esperaban los hombres armados con lanzas cortas y recias, rematadas con puntas de silex…, en Gibraltar, en la cueva de Gorham ya no vestirían con cueros cubriendo sus cuerpos fornidos y recios, y sus pieles pálidas y blanquecinas habrían comenzado a broncearse, como las de esos otros humanos con los que a veces compartían territorios de caza, con los que a veces se encontraban cara a cara, con los que a veces comerciaban, contra los que a veces luchaban…, pasearían por la costa marisqueando, aprovechando los peces muertos que el mar arrojase sobre la arena o pescando con arpones…, ellos no sabían que estaban en la ultima frontera, ellos no sabían que eran los últimos neardentales o puede que si, puede que lo intuyesen, como la madre que describí en otro de los capítulos de “Atapuerca 640, mi viaje”…, ellos no sabían que al otro lado del mar existía otra tierra, otro continente…, el continente Madre.

.

"Movimiento de gentes, largas marchas, migraciones de generación en generación, durante miles de años por tierras que desconocían pero que eran más acogedoras que aquellas que dejaron sus antepasados que vivieron y evolucionaron en la Europa Primigenia. Quedaron atrás los eternos hielos, las sombrías y gélidas cuevas y ese cegador reflejo de las nieves y de los glaciares eternos que obligaba a entornar los ojos y a mirar hacia abajo, a cubrirse el cuerpo con pesadísimas pieles de las cuales no podían desprenderse ni para dormir. Se alejaban de ese frío que se incrustaba en sus organismos en forma de dolor brutal en las articulaciones y congelando pies y manos. Huían del hambre cuando los inviernos no cesaban, las largas lunas y soles, noches y días dentro de la caverna en penumbra, con el fuego siempre encendido, quemando madera, huesos, excrementos, astas..., ella no lo vivió, pero muchas veces tiene esos recuerdos, incluso siente el frío y ve como todo los pelos de su piel, ya algo más bronceada, quieren salirse tirando de ella hacia fuera, entonces cierra los ojos y aspira el humo de esas brasas que prepara con unas hierbas que solo ella conoce y que le sirven para ver cosas que no puede cuando abre los ojos. Aspira de nuevo, baja sus parpados y percibe el rumor de las olas allá abajo. Nació en esa caverna y no sabe lo que es la nieve o el hielo, aunque una vez vió una enorme montaña blanca flotando sobre el mar grisáceo, que aquella vez no era azul, era gris como un cielo que tampoco tenía el color de siempre. Sonríe al recordar lo que le dijo entonces la más vieja de las mujeres del clan, “nosotros vivimos allí hace muchas lunas...”, y desde aquella vez es capaz de volver a ver esas montañas cegadoras cuando aspira el humo, siempre a solas, cuando los tres hombres salen a cazar y cuando su bebé duerme. Escucha el mar, esa inmensidad que siempre está en movimiento y a veces, si logra concentrarse en alguna de esas aves que surcan el cielo en curiosas formaciones triangulares, es capaz de sentir el viento, la suspensión por encima de las aguas. Es capaz de descubrir una línea de tierra en ese horizonte invisible desde su cueva, ve otra costa, la espuma blanca de las olas rompiendo sobre ella y a manadas de animales corriendo, migrando y dejando tras ellos estelas de polvo. Ve otros semejantes a ella y a los suyos, pero no viven en cavernas, viven en chozas y si logra descender, moverse entre ellos sin que la descubran, sin que se den cuenta, entonces llega a sentir la tierra bajo sus pies desnudos y en lo más profundo de su cerebro, un recuerdo que se pierde en nuestros ancestros más remotos. Es capaz de ver las selvas y las extensiones de las sabanas abiertas por los cambios climáticos cuando se yergue sobre sus dos piernas..., los carboncillos se van consumiendo, dejan de humear y el rostro de la mujer neardental se contrae, frunce la frente y oscila.

Está acuclillada junto a su bebé, la criatura también se mueve nerviosa entre las pieles que lo protegen, la mujer gime, cabecea y se abraza a si misma como si algo penetrase violentamente en su tórax, tratando de contener el dolor, la hemorragia provocada por el venablo de uno de esos muchachos sapiens que tratan de robarles el viejo buey que los tres neardentales han logrado abatir. Neardental emite un alarido de dolor y ve su sangre manar sobre su propia piel y por la vara afilada, la sujeta con sus poderosas manos y tira de ella hasta que logra extraerla, la arroja furioso, alza la cabeza y ve al joven que le ha herido. Está en lo alto de un lomazo, recoge su corta y pesada lanza y carga contra él, arroya a su paso la vegetación y ve como el diferente trata de colocar otra de esas pequeñas pero mortíferas lanzas en una pieza de madera que les permite enviarlas mucho más lejos que él y con mayor potencia.

El sapiens es un adolescente y gran parte de su atlético cuerpo está cubierto con pinturas complejas en tonos blancos, negros y ocres..., ahora es él quien levanta la cabeza y ve a ese otro que está demasiado cerca, no puede creerlo, le ha alcanzado de lleno con su primer lanzamiento y continua en pie, demasiado, cerca, tan cerca que incluso puede ver el brillo de la sangre en su musculado y ancho tórax ..., y algo le empuja hacia atrás desde la barriga, tiene el rostro del otro hombre muy cerca del suyo, nunca antes había estado tan cerca de uno de ellos, no puede apartar sus ojos claros de esas negras pupilas, hasta que un velo oscuro va cayendo ante sus ojos sin que haya llegado a ver la lanza incrustada en su abdomen, se derrumba y neardental se da media vuelta buscando a sus compañeros. Escucha sus gritos, los gruñidos y alaridos del enfrentamiento contra los otros, pero son muchos y les envían las lanzas desde cualquier sitio. Ellos no pueden lanzar lejos y tratan de esquivarlas, de acercarse hasta lograr tenerlos al alcance de sus varas, pero los venablos siguen volando y uno de ellos le alcanza por la espalda. Siente el golpe y se gira con grito, aún puede ver a otro joven diferente, inspira profundamente y corre hacia él. Sujeta su pesada lanza con ambos brazos y el venablo se balancea en su espalda, no aparta sus ojos de él y ve como ese brazo mucho más estrecho que el suyo se alza, se mueve hacia atrás y con un rapidísimo movimiento le envía otro venablo que zumba en el aire hasta que se estrella en su pecho. Le atraviesa el grueso esternón y revienta una de las cavidades del corazón, la sangre sube y brota por su boca, neardental trastabillea y cae a los pies de sapiens...., ya no se oye nada, solo algún lamento y poco a poco surgen las voces de los muchachos del poblado, suenan temerosas, algunos balbucean entre sollozos ante la masacre. Ninguno de ellos imaginaba que terminaría así, han muerto ocho de los jóvenes. Unos quince salieron del poblado dispuestos a seguir a los cazadores neardentales hasta que estos abatiesen una buena pieza, después solo tenían que arrebatársela, como siempre o ahuyentarles, pero todo se complicó y ahora los buitres sobrevuelan el cadáver a medio descuartizar del buey, sus siluetas planeando proyectan sombras sobre la tierra..., hasta que se posan y a saltos se acercan a los cadáveres, picotean los restos de los neardentales, meten sus largos cuellos entre las vísceras del bóvido o se disputan entre picotazos y saltos los cuerpos humanos. Graznan los cuervos y las hienas ya trotan hacia los despojos.

Un pequeño fuego crepita dentro de la cueva, la mujer neardental amamanta al pequeño y no cesa de mirar hacia la entrada, también ha prendido unas llamas ahí fuera para que puedan guiar a los cazadores, a su propio hombre..., pero no es él quien se acaba de detener ante la fogata, es una mujer, una mujer que no es como ella, pero la conoce. A veces se han encontrado recolectando plantas o rastreando la playa en busca de los peces muertos que las olas arrojan sobre la arena, mariscando o trabajando las pieles al viento de levante. La mujer entra y se acuclilla frente a ella, junto a su hogar, frente a sus llamas y puede ver cuan distintas son. Sobre todo le parece extraño y curioso el color y las formas de sus cabellos, la manera de trabar el cuero para vestirse, las piezas de marfil, los dientes de carnívoros que cuelgan de su cuello, incluso por las orejas perforadas. También tiene señales en el rostro hechas con colorantes y es más alta que ella, su cabeza también parece más alta y su voz está llena de tonos y variaciones, matices y sonidos que jamás había percibido entre su gente. La escucha sin entender lo que dice pero sabiendo el significado de esas gotas de agua que resbalan desde sus ojos y que brillan con las llamas, nota su tono acongojado y el desanimo de su espíritu por culpa de lo que otros han hecho. Las manos de la mujer distinta pasan sobre las llamas, perciben el calor en sus palmas y se encuentran con la de ella, con la de neardental, el bebé observa y su madre tiene la certeza de que ella será la última. No podrá trasmitir a nadie los conocimientos de las hierbas ni podrá contar las antiquísimas historias de su pueblo, de los auténticos hombres del hielo que dejaron aquellas tierras para encontrar otras en las que sus vida fueron más fáciles hasta que llegaron los que son como esa mujer que ha entrado en la caverna. Siente el calor de ella envolviendo su mano, los latidos, esas pulsaciones que solo se notan en los vivos y que sirven para saber cuando alguien se va a enfriar para siempre..., cierra los ojos y se acurruca en lo más profundo de la cueva, deja que las llamas se consuman y una silueta se mueve fuera de la gruta, aprieta algo contra su pecho y el llanto de un bebé se escucha en la noche de los tiempos, pero la mujer le susurra algo y la criatura vuelve a dormirse, es una voz que el bebé tampoco ha escuchado nunca.. Se escucha el rumor de las olas, algunas voces siseantes, el canto de las aves nocturnas y el de las diurnas cuando amanece, cuando el sol proyecta su luz contra la cueva, cuando se eleva y nadie sale de ella, suena el murmullo del mar y el zumbido del viento de levante volviendo a soplar en el estrecho".

.

La cueva de Gorham, en Gibraltar..., en algun momento

de nuestras prehistoria, ellos entraron y salieron de la

caverna, charlaron y escucharon el sonido de las olas

percibieron el viento cargado de salitre, de agua marina

pulverizada.

.

Los restos de una mujer Neardental, útiles de silex utlizados por

. ella y los suyosy restos oseos de un íbice..., al fondo las vistas

del estrecho, de esas aguas que llenaron de calidez las vidas de

los ultimos Hombres del Hielo.


.


¿Quiénes fueron los Neardentales?, ¿cómo eran físicamente?,¿ hablaban?, ¿tenían arte?, ¿enterraban a sus muertos?, ¿es cierto que practicaban el canibalismo gastronómico habitualmente?.


Hace mas de 1.700.000 años se producen las primeras migraciones, los primeros movimientos humanos desde África hacia Europa, son los Homo erectus que se asentarán en Asia…, los movimientos no cesarán, seguirán ocupando nuevos territorios, seguirán explorando y evolucionando hacia nuevos humanos…, pero ya fuera de África, en distintos ambientes, en distintos climas, con distintas pautas alimentarías…, que lentamene irán seleccionando a los individuos y a sus genes, acumulando mutaciones, algunas negativas, que terminarán con la desaparición de esas poblaciones y otras positivas que les facilitarán la supervivencia y la adaptación. En ese momento, hace unos 200.000 años y siempre hablando de Europa, surge Neardental, la nueva especie humana, el salto evolutivo desde Homo Heidelbergensis hacia otro humano, también llamados “Hombres del Hielo”…, mientras tanto, al mismo tiempo pero en África ya se comienza a perfilar otro salto evolutivo, pero de otra rama, de otro tronco genetico, Homo sapiens, otro homínido mas inquieto y mucho mas inteligente que aquellos primeros homos que salieron del continente, una nueva migración estaba a punto de producirse, esa que protagonizarían los llamados por mi, “Hijos de la Eva Negra”, pero hasta ese momento, neardental ocuparía Europa ajenos a ellos.


.


¿Cómo eran los Neardentales?.


.


Los Hombres del Hielo eran de estatura más bien baja y de complexión recia y maciza, se ha calculado su altura en torno al 1.70, con pesos que oscilarían entre los 75 y 85 kilogramos, se sabe que poseían una gran masa muscular y en proporción a las estaturas y pesos de nosotros, muy superior a la nuestra. Sus huesos eran gruesos y aún se pueden ver en ellos las huellas de las inserciones de las aponeurosis musculares y decenas de fracturas reparadas, de lesiones realmente graves que nos desvelan el tipo de vida, de alimentación y de caza que desarrollaban.

.

. El cráneo de la izquierda es de un neardental, el de la

derecha es de un sapens, pero está demasiado inclinado

hacia atrás y apenas si sepuede percibir la mayor altura

de la frente y de la bóveda craneal.

.

Poseían una masa cerebral superior a la nuestra y su cráneo era de frente más bien baja y alargada hacia atrás, de paredes gruesas y fuertes. Sobre sus ojos crecían unos arcos supraorbitarios también prominentes y su rostro se proyectaba hacia delante, descendiendo hacia una mandíbula más bien estrecha, de apariencia débil y sin pico en la barbilla.


.

Reconstrucción del perfil de un joven neardental

realizada por investigadores de la universidad de

Illinois en Chicago.

.

Realmente existían diferencias entre ellos y nosotros, la longitud de las piernas era algo mas corta en proporción a los brazos y la arquitectura de las caderas y de los omoplatos también variaba respecto a nosotros. Es posible que neardental no tuviese una locomoción tan armoniosa, hábil y eficiente como la de esos sapiens que evolucionaban en África, pero en ningún momento sería simiesca, torpe o de apariencia poco humana.

Esas diferencias fisiológicas iban a marcar la existencia de neardental, iban a condicionar el tipo de alimentación y el tipo de caza. Esa enorme masa muscular necesitaría de un aporte continuo de proteína de origen animal para mantenerla funcional y también un aporte elevado de calorías para poder mantener un ritmo metabólico mas elevado que el de sapiens… y ahí se adivina una de sus desventajas, las que les llevaría a la extinción, a la desaparición del ultimo humano bípedo que existió en la Tierra junto a nosotros.

Neardental depredaba sobre los grandes mamíferos de la época, desde ciervos, renos, rebecos y cabras montesas…, hasta los enormes y míticos mamuts lanudos. Pero la ingesta masiva de proteína tenía un problema, acidificaba la sangre tras la digestión y eso provocaba que el organismo de neardental usase el calcio de los huesos para alcalinizar y devolver el equilibrio ácido-básico. Los fósiles hallados nos muestras esas marcas de descalcificación, de artritis, de problemas óseos cuando llegaban a edades avanzadas, de entre los 30 o 38 años…, entonces ya eran viejos y posiblemente con problemas de movilidad articular.

.

En la foto superior se ve la hendidura brutal en

la costilla de un neardental..., que sobrevivió a se-

mejante lesión. En la inferior se ve el hueso del

afectado por una artritis grave.


.

La caza de neardental era peligrosa, cazaban acosando y acercándose demasiado a sus presas, se creé que esa peculiar arquitectura del omoplato les impediría levantar y voltear las lanzas por encima de su cabeza, para poder lanzarlas a cierta distancia. Neardental usaba su fuerza extraordinaria para hundirlas con sus propios brazos…, eso desembocaba en muchísimos accidentes, en numerosas lesiones, en contusiones y en desgarros tras cada cacería…, pero curiosamente, se recuperaban. La mayoría de los restos óseos de neardental recuperados tienen restos de esas heridas, de esas roturas…, nos cuentan el tipo de vida que llevaron, su dureza, sus periodos de hambruna, su vejez doliente y casi inmóvil …, y por mucho que a alguno le moleste, su carácter épico y humano, tan humano como el nuestro.

¿Podían hablar?


.


El lenguaje, esa brillante capacidad que solo se le reconoce al hombre, la compleja cualidad sobre la que se ha construido nuestra sociedad…, también la poseía neardental, no con la extraordinaria amplitud y complejidad del nuestro pero si con la suficiente capacidad de trasmisión de información y de sentimientos como para poder subsistir durante miles de años en entornos difíciles que exigían de cooperación y de intercambio de datos de una forma precisa y eficaz entre sus miembros.

La lengua no fosiliza, tampoco las cuerdas vocales…, pero si un huesecillo al que va anclada la musculatura que acciona la lengua, el hioides. Se han hallado en yacimientos Neardentales y su estudio a revelado que era muy parecido al nuestro.

Y Kate Wong, nos recuerda en el articulo de “Investigación y Ciencia” que en escaso material genético de neardental que se ha podido estudiar se ha encontrado el gen llamado FOXP2, el mismo que poseemos nosotros y que está ligado directamente con la producción del lenguaje. Aquí también hay discrepancias entre los investigadores, a veces me da la sensación de que hay una curiosa corriente que trata de mantenerlos lejos del linaje humano, que desea que la humanidad los recuerde como seres toscos, bestias y sin habla..., yo puede que los idealice demasiado, pero eran humanos, hijos de la evolución, puede que no de Dios, puede que no de ese que hace los Diseños Inteligentes que pueblan la naturaleza, pero estoy seguro de que hoy en día, un neardental podría pasear entre nosotros sin que nos fijásemos demasiado en él.


.


¿Tenían arte?.


.


Ningún neardental pudo contemplar el maravilloso techo de Altamira, las cuevas se pintaron hace unos 13.000 años, ellos ya nos habían dejado..., pero si que es posible que llegaran a contemplar otras pinturas muchos mas sencillas y humildes hechas por los cromañones con los que coexistieron durante sus últimos años. Es muy posible que le llamara la atención las pinturas con ocre o carbon en los abrigos al aire libre, en alguna pared, sobre algunas rocas que recordasen a animales o sobre los propios cuerpos de esos recién llegados.

No se han encontrado pinturas atribuibles a neardental, tampoco objetos de decoración personal, como si ocurre en los yacimientos de cromañones sin embargo si se ha podido constatar que los últimos neardentales comenzaron a compartir con nosotros la curiosidad por la decoración. Se han hallado algunos colmillos perforados y otras piezas que abren la posibilidad a contactos reales y amigables entre nosotros y ellos.

.

Cuchillos tallados con las nuevas técnicas

que neardntal imitó de cromañón, tambien vemos

unos dientes de alce y el colmillo de un lobo, perforado

Elementos ornamentales que surgieron al final de

su periplo. Neardental añadia a sus vidas unos nuevos

elementos..., conocían por la primera vez una forma

distinta de concebir la existencia..., pero demasiado

tarde para dar un giro a su destino.

.

Tampoco se han encontrado agujas o punzones..., elementos que de nuevo aparecen con cierta facilidad en las ocupaciones de cromañón, herramientas que utilizaban para confeccionar ropajes mas elaborados, para coser desde esas mismas ropas de piel hasta artes de pesca o caza.

Neardental no llegó a desarrollar esa capacidad cerebral de abstraccion y si lo hizo no se han hallado, yo no tengo ninguna duda de que al final de sus días, estos humanos imitaron la vida de los sapiens, sus formas de tallar la piedra, alguna de sus técnicas de caza o de recolección, incluso esa curiosa pasión por decorar sus cuerpos y sus ropas, con tintes o con huesos de animales bellamente tallados.

Neardental se refugió en el cálido y sereno clima de la península ibérica, lejos quedaron aquellas glaciaciones, aquellos inviernos interminables, la carestía de alimentos, las largas temporadas encerrados en cuevas oscuras y húmedas mientras en el exterior se acumulaba la nieve y el hielo..., algo muy distinto a lo que veían desde las cuevas del estrecho de Gibraltar.

Todo había cambiado tanto..., incluso esos recién llegados eran distintos a ellos, más altos, con los brazos y las piernas más largos y estrechos..., y con las cabezas distintas a los de ellos. Les llamaba la atención sus pequeños rostros, daba la sensación de todos eran niños altos y espigados..., neardental tampoco podía saber que esos rostros habían dejado de crecer para permitir la expansión cerebral, tampoco que ese cráneo alto y globoso era de paredes muy finas con el fin seguir ganando espacio para el nuevo cerebro..., nuestro rostro actual es el de los niños de nuestros ancestros.

Neardental no lo sabia, aunque desde luego intuía que eran demasiado distintos. No sabia que ese nuevo humano, que sapiens tenia un sistema metabólico mas eficiente y económico, que necesitaba de menos calorías para desarrollar el mismo movimiento, para mantener la misma actividad y que se alimentaba prácticamente de todo. Esos nuevos tenían mas bebes y sus mujeres y niños no participaban directamente en las cacerías, movían mucho la boca y a veces los oían hablar muy rápido, con sonidos que a ellos les costaba de reproducir. Se reunían en clanes muchos mayores y ocupaban grandes territorios de caza, los lagos y las fuentes..., vivían en refugios de madera y piel o en amplias cuevas, de entradas abiertas y soleadas.



¿Enterraban a sus muertos?.


.


Se han encontrado restos de aparentes enterramientos neardentales, pero siempre controvertidos. Lo que para algunos paleontropólogos eran enterramientos para otros eran simples acumulaciones de cadáveres.

Aquí en Iberia y mas concretamente en la Sima de los Huesos de Atapuerca se ha dado con una de esas curiosas acumulaciones de cadáveres en un mismo lugar, aparentemente sanos y de edades variadas, desde jóvenes a adultos..., algo mas de treinta personas que fueron arrojadas a una sima, lejos del alcance de los predadores y carroñeros que habrían aprovechado esos cuerpos para alimentarse. Podría parecer algo muy distante a un enterramiento...,sin embargo entre los lodos y barros milenarios que habían protegido sus osamentas se encontró un hermoso bifaz de cuarcita veteada de rojo, una herramienta lítica compleja y que nunca llegó a utilizarse. Los directores del yacimiento de Atapuerca la han definido como la primera ofrenda fúnebre de la humanidad.

En algunas de esas tumbas neardentales se han encontrado objetos curiosos, como cuernas, mandíbulas de ciervos, algún útil lítico colocado en el pecho, partículas de polen, algunos colmillos..., objetos que aquellos humanos dejaron junto a sus seres queridos.

No podemos saber que pensaban, si escenificaban algún ritual, si creían en otra existencia..., pero está claro que los sepultaban.


.


¿Eran caníbales...?.


.


Hace unos meses tuve una agria polémica con uno de los lectores y comentaristas habituales del blog de Eduard Punset..., me atrevía a hablar de la cultura Neardental como lo he hecho durante estas líneas, en este articulo, con cierta nostalgia, con ternura y dejándome llevar por cierto romanticismo, sintiendo cierta simpatía hacia esos humanos que nos acompañaron en nuestra ultima andadura antes de completar la ruta evolutiva de homo sobre el Planeta Azul.

Esta persona cargó contra mi comentario, con sumo respeto, sin insultar, con la ironía y la altivez aflorando en cada palabra, en cada letra..., hasta que declaró que él sentía repulsión hacia la cultura musteriense (así se denomina al periodo neardental en la prehistoria, referido sobre todo al estilo de talla y técnica de los útiles de piedra), se asqueaba de esos ancestros y argumentaba que eran caníbales, que se comían unos a otros. En ese momento yo perdí los papeles y le dije de todo..., pero sin faltar, no pude tolerar que esta persona utilizara un argumento tan frágil y tan poco trabajado y se dejase llevar por las ideas preconcebidas, por la interpretación anómala y tendenciosa de unos hallazgos en una cueva croata. Se encontraron restos de un cráneo humano con evidentes marcas de descarnación, otro humano había raspado concienzudamente la carne de ese cuerpo y la había consumido. Sin embargo para otros investigadores esto podría ser los vestigios de un ritual, una especie de honra fúnebre.


.



Marcas de descarnación en una calvaria humana hallada

en una cueva croata, ocupada por los neardentales.

.

No hay muchas mas evidencias de la practica de ese canibalismo sistemático que muchos argumentan para desacreditar a neardental, para dejarlo como a un ser simiesco que hablaba con gruñidos, que caminaba balanceándose con una garrota al hombro y que arrastraba a sus mujeres por las largas y enmarañadas melenas.

Yo veo a algún clan neardental atrapado en una cueva, con metros y metros de nieve en el exterior, con piedras y losas de hielo ocupando los ríos y los lagos, veo la muerte acechando en torno a esas tenues fogatas, veo el hambre minando sus poblaciones y veo a un grupo de supervivientes comiéndose a un compañero muerto de inanición, de vejez, de una pulmonía o simplemente muerto de frío cuando intentaba cazar algo o traer algo mas de combustible..., ¿quién no comería sabiendo que el invierno glacial no remitiría hasta cuatro o cinco meses después de acabar con las ultimas provisiones...?



¿Y Por que se extinguieron?.


.


Esta es una pregunta que siempre a interesado a los investigadores, a los arqueólogos, a los paleoantropologos y al público aficionado o curioso..., como yo.

Neardental dominó Europa durante casi 200.000 años, se adaptó a una climatología dura que poco a poco fue perfilando sus rasgos, seleccionando sus genes, sus costumbres, su modo de vida. Con el paso de los milenios aprendieron a moverse, a escapar de esas condiciones tan exigentes con largos inviernos que acababan con la caza, con los pastos y con los bosquetes en los que ellos lograban recolectar algo, pero también a sobrevivir en aquellas condiciones, pero parece que al final de su existencia se sucedieron unos cambios climáticos muy bruscos y rápidos, tan súbitos que parece que neardental no tubo tiempo de reaccionar y poco a poco sus grupos tribales y clanes se fueron fragmentando. El entorno físico en el que cazaban fue variando demasiado deprisa, cambiaron las especies vegetales, las presas habituales de neardental, como los mamuts lanudos y los rinocerontes lanudos, fueron sustituidos por renos y ciervos..., mamíferos más hábiles y rápidos que necesitaban de mayor actividad física para abatirlos, de mayor gasto calórico.

Todas estas fluctuaciones dejaron a neardental dispersado y debilitado..., unas condiciones pocos ideales para recibir a un invitado que llegaba desde África con pasos largos, con un brillo en los ojos que delataba una inteligencia vivaz e inquieta, curiosa y flexible, de nuevas costumbres, con una estructura social distinta a la de ellos, con novedosas técnicas de caza y talla de herramientas..., y supongo que con algunas enfermedades que el poderosísimo sistema inmune de neardental no podría contrarrestar.

Neardental fue el especialista del frío..., algo parecido al mamut lanudo, cuando las condiciones en las que ellos evolucionaron desaparecieron, cuando surgieron nuevos actores en el prehistórico escenario no tuvieron tiempo de adaptarse y poco a poco sus poblaciones fueron mermando hasta desaparecer. Realmente no podían competir contra sapiens, el último homo que salió de África, ya con nuestros genes, ya con el diseño cerebral actual y con un físico moderno y eficiente.

Homo sapiens fue sustituyendo a las poblaciones que se encontró en su larga marcha, todo parece indicar que no se mezcló con las poblaciones que surgieron tras la primera salida del continente, que mantuvo su pureza genética hasta nuestros días..., del laboratorio africano había salido un homo que sería capaz de vivir en climas gélidos, sobre las ardientes arenas de los desiertos, entre las húmedas selvas, entre los enmarañados bosques europeos..., un ser que podría cazar o recolectar, que se decoraba el cuerpo y sus ropas, que era capaz de trazar dibujos sobre las paredes de roca, de tallar sobre el asta, el hueso y el marfil..., de pensar en si mismos como entes distintos al resto de los seres que ocupaban sus vidas..., todo eso fue demasiado para neardental. Pero parece que durante los 10.000 años que coexistieron junto a sapiens, llegaron a imitarles, llegaron a engalanarse tímidamente, a intercambiar productos con ellos y a imitar su tecnología en la talla lítica..., pero ya era demasiado tarde, la ventaja biológica de sapiens frente a ellos era insalvable, tanto que terminaron por desaparecer, por dormir eternamente sin que nadie honrase el cuerpo del ultimo neardental.









































































9 comentarios:

María Hernández dijo...

Hola Pedro:

No te engañaré si te digo que nunca antes me había interesado tanto estos temas como desde que te leo. Será que nunca supieron explicármelo como lo haces tú, en presente, tocando las fibras.

Pienso en esa última madre neardental, con la que desapareció todo su material genético, toda una especie, e imagino que pasará con este cambio climático anunciado (y por lo visto, cíclico, aunque ahora provocado prematuramente). Es posible que las poblaciones actuales tenga que moverse hacia los extremos, subir hacia los hielos en este hemisferio norte, buscando climas más frescos y dejando atrás una tierra yerma e inhóspita. Yo vivo más al sur que tú y puede ser que mis tatatatatataranietos sean hijos del "hielo" hasta que otro cambio vuelva a hacerlos descender (si para entonces aún hubiera esperanza, claro). Y a lo mejor, de la misma forma, muere mi último gen...mirando al mar, sin patria y sin destino, desconociendo que miles de años atrás, una Eva Negra, pero más blanca, miraba al mar y al sol desde su ventana.

Tu historia, la que relatas, habla de procesos de adaptación, de cambios, de David frente a Goliat, del fuerte que termina hincando la rodilla frente al que supo superar más adversidades, al que aprovechó la desgracia para aprender a crear opciones.
Así veo la vida, Pedro..adaptación a los cambios, observar el entorno y aprovechar sus oportunidades, mejorar en lugar de aferrarse al pasado.
El sapiens agudizó su ingenio, el neardental intentó adaptarse pero su fuerza no se transformó en neuronas, al contrario, su necesidad, su hambre, le hicieron perecer ante aquél que supo mirar al cielo, observar las estaciones, aprovechar la naturaleza, comunicarse de manera más eficiente.
Si lo piensas bien, esta lección de historia puede tener lecturas actuales.
Sigue mostrándonos textos como éste y aprovecha ese don que tienes para "explicar". Seguro que entiendes lo que quiero decir.

Un besote grande para tí y Joa.

Un saludito

bicipalo dijo...

Maria, Maria, Maria..., eres aguda, perspicaz, lista,despierta..., leo entre las lineas de tu comentario lo que me quieres decir, creo que te refieres a mi y a mi trabajo ¿no...?, pero aparte de eso, que tanto hablamos con los "correos electrificados", dices unas cosas que me llenan de gozo, me alegra haber despertado tu curiosidad por neustros ancestros..., ¿recuerdas que de lo primero que hablamos tu y yo fué de los guanches...?. Tu si que tienes los genes de los ultimos cromañones, de esos que desplazaron a los neardentales, bueno y yo también, pero en tu isla mantuvieron sus ultimos reductos.
Muchos besos Maria..., ah y tranquila con lo del cambio climatico, nunca jamás los tiempos geologicos se adelantaran al tiempo del humano actual.

María Hernández dijo...

Pues mira, te remito una noticia que salió publicada en el diario Canarias 7, el pasado día 20, respecto a los "genes" de los canarios basado en un estudio realizado por Investigadores de la Universidad de La Laguna (ULL), del Instituto de Patología e Inmunología Molecular de la Universidad de Porto (Portugal) y del Instituto de Medicina Legal de la Universidad de Santiago de Compostela (USC)

http://www.canarias7.es/articulo.cfm?Id=144778

Va a ser que soy más norteafricana, más EVA NEGRA, jeje.

Un besote

bicipalo dijo...

Te contesto enseguida Maria y sin haber leido aún esa noticia...,si eres norteafricana es que eres una,como una dices una auténtica Eva Negra, de esas que salieron de África a esparcir sus genes...,porque el origen del sapines primigenio lo situan en la actualidad en Sudafrica..., pero bueno, independientemente de tus genes, yo si que se lo que eres..., una mujer capaz de trasmitir por la pantalla, a traves de tus correos y de tus comments..., tanto o mas calor, tanto o mas cariño que muchas personas de esas con las que tratamos diariamente y dicen llamarse amigos..., hala y mas besos. Dentro de un rato vendrá Joa a recogerme, haremos montaña el sabado y el domingo..., besitos, mi canariña sagaz.

Josep Julián dijo...

Hola Pedro:
Reconozco que me he leído tu artículo dando saltos porque la prehistoria no es un tema que desde niño me haya movilizado especialmente, pero conforme pasan los años sí me doy cuenta de lo aleatoria que es la historia del hombre en la Tierra y en cuantas carambolas hemos dado hasta dar con nuestra especie.
Este verano en Laredo había una exposición itinerante de La Caixa que hablaba sobre ello y había reproducciones a escala de los distintos homínidos hasta llegar al homo sapiens. Uno se da cuenta de lo que ha significado la evolución media en términos de cientos de miles de años.
Muchas gracias por la divulgación y gracias por vivirlo con esa intensidad que a mí se me escapa.
Un abrazo.

Pedro, tambien llamado Bicipalo dijo...

Hola Josep, a mi la Prehistoria tampoco me decía nada, la estudié en su dia y pasó sin pena ni gloria, mas bien con agobias porque no me apetececia memorizar los periodos en los que se divide..., pero fué hacia los 37 años cuando leyendo una novela de Jean Marie Auel despertó un subito interes,entonces empecé a leer ensayos que yo podía entender y ocurrió..., no se que contarte, la verdad es que mi mundo se desmoronó, al descubrir que formabamos parte de esas "carambolas" que nombras me sentí mas mortal que nunca hasta entonces en mi vida. El concepto de Dios saltó en tantos pedazos que me precipité a un abismo de angustias y miedos..., pero poco empecé a ver el otro lado, descubrí que gracias a lo que se sabe sobre la Prehistoria, sobre nuestra evolción..., podría ver el mundo y mi propia existencia de otra manera y ante todo mi relación con la naturaleza..., que hasta ahora no ha hecho mas que despertar.
En fin..., que poquito a poquito y con la edad y la madurez vamos descubriendo temas abandonados en su dia pero ahora mas interesantes.
Saludos Josep.

Ars Natura dijo...

Hola Pedro, te pego un enlace relacionado con tu entrada.

http://www.publico.es/ciencias/investigacion/263863/junta/andalucia/impide/desenterrar

Un saludooo...

Anónimo dijo...

Excelente trabajo amigo, me gustaría saber si los enterramientos pudieron haberse iniciado como consecuencia de un acercamiento cultural o imitación entre el Neardental y el homo sapiens, ya que algunos científicos apuntan a la teoría de que los neardentales empezaron a imitarnos hacia los últimos momentos de su existencia. Creo que la mejor forma de evidenciar si esto pudo ser así o no, está en la fecha de sus enterramientos. ¿Enterraban antes de la aparición del homo sapiens?

bicipalo dijo...

Hola Anónimo, te doy las gracias por el reconocimiento. Pues ahora mismo no recuerdo la datación de esos enterrramientos, pero como apuntas sería muy fácil comparar las fechas con los primeros encuentros entre sapiens y neardentales.
El enterramiento es desde luego una evidencia de que el hombre se sentía trascendente a esta vida o por lo menos dotado de una dignidad superior, de una conciencia de su propio yo, una clara evidencia de "humanidad", de sentirse humano.
Neardental era humano, prueba de ello es que como apuntas, nos imitó en cuanto a la decoración corporal, en cuanto a tener objetos en los que primaba la belleza ya no solo la practicidad. También encontramos muestras de ternura, el Viejo de la Chapelle aux Sants, por ejemplo o uno de los fosiles de Shanidar, manco, cojo, con el rostro deforme...., pero vivo y acogido. Es posible que gracias a sapiens descubriese una nueva forma de ver su existencia..., pero desde luego no podia competir contra nosotros ni tan solo cohexistir. La seleccion natural es así de implacable.
Un abrazo y gracias por pasarte por aquí y opinar.