Ala Quebrada...., un vencejo que casi se arrancó el ala contra el cable anclado muy cerca de la junta de dilatación donde dcidió anidar, desde entonces,día tras día lo esquiva para poder alimentar a su polluelo.

domingo, 3 de noviembre de 2013

A VECES, LA SERRANIA TE DESPOJA DE LO HUMANO.




  
 Sonrío ante la cuesta, mientras los ladridos de los mastines se quedan antrás, tampoco insisten mucho y los enormes chuchos vuelven a sestear mientras encaro las lajas de piedra gris que acuchillan la pista.
   Me gusta esta cuesta, es corta, pero está rota, aunque deja una trocha por la que debes pedalear si quieres coronarla sin echar pie al suelo.
  Le tengo querencia a esta rampa de piedra porque despues de unos cuantos virajes me lleva a un rincón escondido de la Calderona, a un paraje de esos en los que no ves nada que te recuerde al asfalto y a la urbe, uno de esos parajes en los que los barrancos estan repletos de una vegetación tan espesa que tan solo los jabalies y los zorros se aventuran en ella, aunque me imagino que alguien como Pasos Largos no hubiese dudado en adentrarse en ella huyendo de la Guardia Civil.
  Le tengo querencia a este camino como a veces los hombres le tienen una querencia malsana y enfermiza a la serrania, a la Serrania de Ronda o a Sierra Morena...., aunque allí, en Sierra Morena, Marcos se limitó a vivir rodeado de lobos sin secuestrar a nadie y sin acechar en los caminos, como si hizo Pasos Largos hasta su ultimo día, cuando un balazo en el pecho y otro en el vientre acabaron con su vida como una posta acaba reventando a un jabalí.
   Me imagino que de la misma manera que el camino busca el hondo del barranco y desaparece con el contraluz.....



..... el hombre pierde a veces su condicion de humano y se entrega a la serrania. A Pasos Largos le llamaron el ultimo bandolero andaluz y es posible que un aura de heroismo o admirable rebeldía le rodee para siempre, pero todo parece decir que la misma serrania le arrebató lo poco que le quedaba de humano, de empatia y de compasión. No podemos olvidar su horrible crimen, a hoz y escopeta, sus asaltos y finalmente su vuelta al monte, pese a que le ofrecen trabajo de guarda en una finca, propiedad de un hacendado que fue secuestrado por el mismo Juan Mingolla, dicen, que el ultimo bandolero andaluz.





 
  

3 comentarios:

Dorita/Alh. dijo...

La Sierra también puede llenarte de buenas intenciones, de sentimientos casi olvidados, y hacer de sentir que 'vives'.
Besossssssss

bicipalo dijo...

Dorita, claro que la sierra te llena de buenas intenciones y de momentos inolvidables, incluso hay personas que piden que arrojen sus cenizas a parajes especiales y hermosos como podría ser la misma Sierra Calderona o Las Torcas..., ¿eh.....?.

Dorita/Alh. dijo...

En cuanto las cenizas, claro que si, porque no! Por cierto, aquel paraje se llama 'El Torcal' aunque si, son torcas. Y para los que adoran la Calderona, que quieres que te diga..............