Ala Quebrada...., un vencejo que casi se arrancó el ala contra el cable anclado muy cerca de la junta de dilatación donde dcidió anidar, desde entonces,día tras día lo esquiva para poder alimentar a su polluelo.

sábado, 28 de marzo de 2009

SOBRES CONTRA LA CRISIS.





Maria, escribía en su blog un post titulado “lecciones magistrales: la economía de los sobres”, en el nos contaba como su madre las había educado a ella y a sus hermanas en eso que llamaban la “economía de los sobres”, un sistema económico doméstico y sencillo con el que cuadrar las cuentas, durante el mes y a finales.

Gloria, que así se llama la mamá, calculaba los gastos fijos y mas o menos aproximaba los hipotéticos, los imprevistos. Iba fraccionando el sueldo de Heriberto en distintos sobres, cada cual asignado para un menester, poco a poco, mes tras mes..., y resulta que cuando llegaba la contribución podían pagarla sin mayor problema, cuando se producía alguna avería en casa, podían pagarla, cuando llegaban los recibos de la luz y el agua, se podían pagar..., y así, “tirando” de esos sobres mágicos, pasaban los días, los meses, los años, las crisis..., hoy las cosas no son así, el sueldo es virtual, hoy ya no te dan el dinero en un sobre, aparecen cifras en la cuenta y eso quiere decir que has cobrado. Después metes una lamina de plástico en una ranura y otra ranura te suelta los billetes, entonces sales del cajero automático y los vas fundiendo. Cuando se acaban, vuelves a la ranura o pagas con la misma lamina de plástico en los supermercados, en las tiendas..., y así va pasando el mes, no ves los billetes y los recibos domiciliados y los pequeños prestamos que se piden para todo, terminan de liquidar la cuenta..., claro, en la época en la que Gloria criaba a su familia con un solo sueldo, todo era mas barato, los niños teníamos menos enfermedades, el pan costaba menos, el gas menos, la luz menos, los libros del colegio también menos..., ¿no...?, ¿todo era mas fácil por entonces...?..., parece ser que si, porque en la actualidad todo el mundo afirma con rotundidad y contundencia él manido“hoy en día hacen falta dos sueldos para criar a una familia...”,pero una familia de un solo hijo o a la sumo de dos. Está claro que antes, hace unos 40 años se vivía mejor ¿no...?, normalmente trabajaba el marido, las familias solían ser numerosas y la mujer se quedaba en casa, haciendo sus labores, educando, administrando..., y con un solo sueldo. Imagino que mas de uno ya se habrá cabreado, aquello no era vivir, era malvivir en medio de una dictadura y en medio de un machismo inapelable... ¿pero es que hoy vivimos...?

Maria nos cuenta como su madre lograba cubrir todos los gastos, nos cuenta como ya entonces tenían que “reciclar” por necesidad no por moda o actitud social premiada y nos cuenta, con una lógica aplastante como su madre tenia muy claro que no se podía gastar lo que aún no se tenia, lo que aún no se había cobrado...,

La historia de Gloria es la historia de cientos de miles de madres españolas que vivieron la posguerra, las cartillas de racionamiento, el ”estraperlo”, esto también lo cuenta mi amiga en blogearporblogear.blogspot.com, pero es esa ultima reflexión, esa de “no gastar lo que no se tiene...” la que define perfectamente, el porque de la actual situación económica de las familias españolas, esas que estamos sufriendo los embates de la crisis. Y todo empieza dentro de ese seno familiar con otras frases de gran calado popular y que suelen ser pronunciadas con solemnidad y lentamente, para que se puedan escuchar bien y seguidas por un silencio de varios segundos y acompañado por una expresión seria, “quiero que mis hijos tengan lo que yo no pude tener, que sean lo que yo no pude ser...”.

Y nuestros hijos crecen, llegan a la niñez en un estado de “adultez” precoz, imitando todo lo que hacemos, tratando de suplantarnos, pidiéndonos las llaves para abrir ellos las puertas, sentándose los primeros en el sofá para llegar antes que nadie al mando a distancia, sentándose entre el volante del coche de papa, incluso conduciéndolo por los caminos de tierra que hay alrededor del chalé del suegro, como no hay casi circulación..., pues el niño de 7 años puede conducir.

Los crios ven pasar los años y se acostumbran al estatus de los padres, no admiten otro nivel que no sea ese, el que han visto desde pequeñitos, el que ven normal porque no les ha faltado de nada, porque lo han tenido todo sin esfuerzo, sin tener que ganar un jornal, sin tener que ahorrar. Alcanzan el final de sus adolescencias, rondando los diecinueve con el carné de conducir calentito, anhelando el coche de papá o pidiendo un crédito para comprar uno con el primer sueldo de reponedor en un centro comercial. Lo pagaran en cinco o seis años, si no lo estrellan antes, también es posible que de cara al “veranito” se compren una moto, otro plazo mas, es posible que también se compren una tele para su habitación en el piso de sus padres, también a plazos, un navegador a cuotas, quince días en Tenerife a pagar en seis meses..., los años siguen pasando, se echan novia, se plantean casarse y pagan la boda en mensualidades, el piso..., cuesta un poco mas, sus padres les avalan..., y han gastado todo lo que aún no han ganado, esos somos nosotros, los que ahora recibimos las olas y los golpes de una crisis que esta provocando una autentica carnicería humana y empresarial.

Es muy posible que si hubiésemos seguido el ejemplo de Gloria andaríamos algo más cubiertos para afrontar esta crisis, seriamos capaces de ignorar las vallas publicitarias, las luces navideñas, los anuncios de televisión en los que nos dicen que “somos tontos” por no ir a comprar a determinado centro comercial. A final de mes tendríamos “al cobro”, los recibos de siempre..., la luz, el agua, los gastos de comunidad, el telefono, el seguro de los muertos y una vez al año, pues la contribución, el seguro de hogar de la casa, la declaración a Hacienda..., y alguno más que se me olvidará..., y podríamos hacerles frente. Habríamos estado viviendo dentro de nuestras posibilidades reales, a un ritmo más lento, sin un consumo desmesurado..., algo impensable en una sociedad que desea a toda costa crecer y desarrollarse..., pero sin subir los sueldos de los trabajadores, para eso esta la banca, que según los sabios de las finanzas es a quien hay que salvar, no a las familias, no a los medianos y pequeños empresarios que han sido “enganchados” por las caídas de las promotoras y constructoras crecidas dentro de la “burbuja”.

La banca está para compensar con préstamos las carencias salariales, insuficientes para satisfacer la demanda de consumo de una sociedad apoyada y edificada en el gasto innecesario, compulsivo y enfermizo. El capitalismo es así, nos crea esas necesidades ficticias al tiempo que inunda los mercados con productos perecederos, con modas y tendencias encaminadas a desacreditar lo anterior, lo que ya hemos logrado pagar. El ejemplo lo encontramos en la industria del automóvil, la aparición de modelos nuevos o reformados coincide misteriosamente con la media de duración de una financiación..., ideal para que nos den una miseria por nuestro coche y así compramos el modelo nuevo, que es mejor, claro y tiene ESP.

De esta forma el estado se garantiza una masa obrera que consume, que se ahorca a si misma y que no reacciona ante los desmanes de nuestros políticos o si lo hace es ante cortinas de humo, ante engaños que desde el estado se nos lanza para impedir que abramos los ojos. El último que recuerdo llegó con la Ley de Memoria Histórica, Garzón fue el primero en picar y acabó con las reservas de palas de todas las ferreterías de Madrid, no iba a quedar sin abrir ni una sola fosa de la Guerra Civil. Media España despertó sus fantasmas y la población volvió a radicalizarse entre la izquierda benévola, amiga y solidaria de ZP y la derecha fascista y represiva de Rajoy. Ahora las cortinas de humo continúan con los trajes de Camps, con los espionajes, con la nueva Ley del aborto, con los lacitos blancos en los hábitos de Semana Santa..., y a mi esto me entristece, yo no soy ningún iluminado, pero acierto a ver la poca vergüenza de quienes nos gobiernan y de quienes nos quieren gobernar.

Veo que la inmensa mayoría de la población sigue emitiendo sus votos condicionados por esa Memoria Histórica que ya nos lastra y ciega demasiado..., vemos a los políticos como valedores, como representantes de unas ideas y eso es un error catastrófico. No podemos votar según sus promesas, los políticos son genéticamente falaces y corruptos, es un hecho comprobado que son las familias de siempre las que se perpetúan en los órganos de poder políticos y empresariales, todos sus vástagos estudian en los mismos colegios privados, se forman en las mismas universidades, hacen los mismos master en el extranjero..., sus genes se trasmiten, eso es así.

Es tiempo de empezar a ver a los políticos como gestores, como administradores de la inmensa riqueza que genera la masa obrera de este país. Es tiempo de dejar de creer en promesas amparadas en viejas ideologías, en doctrinas partidistas, de izquierda o de derecha..., lo que queremos es que nos solucionen los problemas, que bastante tenemos ya con trabajar.

Queremos que gestionen esa riqueza con eficacia, invirtiendo en sanidad, en educación y en trabajo..., ¿tan difícil es eso...?, es que nadie tiene un mínimo de dignidad, de honestidad, de coherencia, de verdadera voluntad...?, ¿no hay forma de crear una línea de largo recorrido en determinado tipo de políticas...?, claro que las hay, pero es mucho mas fácil llegar al poder y deshacer lo que el otro a hecho, cargarle con la culpa de la deuda y continuar distrayendo a la población con gilipolleces.

Ya me estoy alargando demasiado, pero no quería terminar estas divagaciones sin hablar un poquito de una de esas medidas “estrella” que ha adoptado ZP para tratar de parchear la desintegración del empleo en España. Me refiero a la entrega de cientos de millones de euros a los ayuntamientos españoles, que hoy por hoy se han manifestado como los morosos mas peligrosos y dañinos de este país, como los gestores mas incapaces y torpes, como los administradores mas corruptos y demagogos con que uno pueda tropezar. No puedo entender como se confia ese dinero a unos patanes que no han hecho mas que diluir entre sus propios bolsillos las enormes cantidades de dinero que han cobrado con las licencias de obras, con los IBI aumentados hasta lo que permite la ley y con las comisiones pagadas a la sombra y bajo mano, por los promotores y agentes urbanizadores, a los alcaldes y sus concejales, tras las recalificaciones de suelo, tras la aprobación de brutales e insostenibles PAIs. Han sido tantos años cobrando por todo y sin hacer nada, enriqueciéndose desde la butaca del despacho con solo alargar la mano hacia los especuladores..., que ahora mismo, ante la crisis, no tienen ni puta idea de cómo financiar esas arcas saqueadas por las malas gestiones, por las filtraciones, por el gasto injustificado. Estos alcaldes valencianos, crecidos con la construcción y el cobro de las comisiones y los de muchísimos municipios de toda España..., son los mismos que han dejado de pagar sus deudas a cientos de pequeños empresarios, a autónomos o pequeños talleres que trabajaron ilusionados para ellos, soportando dilaciones en el pago insultantes y despóticas, son los mismos que los han arruinado y sin embargo, son los mismos que van a recibir esos millones de euros que entre todos los españoles que trabajamos y pagamos nuestros impuestos.

Vuelvo a pensar en la madre de Maria y sus sobres..., y me imagino hablando con mi amigo Chus, que es economista sobre esa manera de ver la vida, estoy seguro de que negaría con su cabeza y me diría algo así.

- Esa es la economía rural, una economía lenta, sin movimiento, sin crecimiento.

- Ya, pero también es una economía segura, sin agujeros, sin burbujas..., y yo si que creo que crecería, pero lentamente, de manera firme y sostenible y no de manera ficticia, imagino que al tener que ahorrar para comprar un coche o un piso los precios se contendrían, no se hincharían desmesuradamente..., como ha ocurrido al saber que la banca estaba ahí para prestarnos ese dinero con el que nos vamos ahorcando lentamente, con el que contamos para consumir y ser felices, con el que contamos como si fuera nuestro, como si ya lo hubiésemos ganado con nuestro trabajo..., una ilusión, un espejismo en el que no creyó Gloria ni mi madre, ni otras miles de mujeres y hombres que se sacrificaron y que vivieron austeramente para que nosotros, para que sus hijos tuviésemos todo lo que ellos no tuvieron, para que no pasáramos hambre o frío para que pudiéramos sonreír la madrugada de Reyes...,pero los tiempos han cambiado y no nos hemos dado cuenta, nuestros hijos ya tienen demasiado, ahora debernos educarlos en esa misma austeridad, en ese mismo sacrificio que ellos realizaron en un país roto, desangrado por una guerra y maniatado por un régimen dictatorial con el que había que convivir y lidiar diariamente...., hoy la sociedad ya no pelea contra un déspota, ya no hay policías de gris ni se da “garrote” en las prisiones...,ahora convivimos con miles y miles de mensajes, con un alud de información desbordante que nos lleva a un lado y a otro de nuestras emociones, de nuestros anhelos y deseos...,hasta envolvernos en un torbellino de confusión y ceguera que tratamos de mitigar consumiendo, comprando, pidiendo créditos, estrenando cualquier cosa, cambiando de móvil...










3 comentarios:

María Hernández dijo...

Gracias por usar mi post como "inspiración" para el tuyo, pero tengo que hacer una corrección: mi madre administraba dos sueldos, el de mi padre y el de ella. Los dos se encargaron de traer las "habichuelas" a casa, siempre; incluso, durante otra gran crisis en 1976-1977 fue mi madre quien con su trabajo mantuvo a la familia, porque mi padre, con más de 40 años se vió, de repente, en el paro por la quiebra de la empresa donde trabajaba. Momentos duros, pero ELLA supo como hacer para que parecieran menos. Nos hemos criado con padres trabajadores, ambos, lo que significaba que nuestras responsabilidades iban más allá de cambiar la Tv con el mando a distancia, entre otras cosas porque en nuestra infancia solo hubo una cadena de Tv y los televisores no tenían mando, jeje.

Estoy muy de acuerdo contigo con lo de tener que enseñarles a nuestros hijos otra forma de obtener las cosas, pero no como castigo, sino como enseñanza. A lo bueno, a lo fértil y espléndido siempre podemos acostumbrarnos, pero lo pasan peor quienes caen al abismo sin saber para qué se usan las manos, que quienes, aunque fuera por hobbie, aprendieron a hacerlo. El valor de las manos, que tanto sirven para pescar, como para sembrar, coser o cocinar y que en tiempos "malos" nos pueden sacar de más de un apuro.

Respecto a lo que te diría Chus, tu amigo el economista, seguramente también te hablará del "ahorro familiar" que tanto se escucha decir en temas de economía nacional. "El ahorro en las familias españolas ha descendido en...". Es cierto que el consumo es lo que hace que una economía crezca, pero un consumo sin dinero (con préstamos sobre préstamos) también puede acabar con ella. Tal vez si hubiéramos ahorrado para "dar la entrada" como antiguamente (que sin un dinerito contante y sonante no había plazo posible), y no financiándolo en su totalidad, más gastos de gestión y toda esa parafernalía, digo..tal vez nos hubiera ido mejor.

Por cierto, muy buena la foto de tus "sobres caseros", muy ingeniosa...a falta de sobres, papel y lápiz...genial, jeje.

bicipalo dijo...

Bueno Maria,aunque fuesen dos sueldos, habia que administrar, ser coherente con el dinero que entraba en casa y con los gastos futuros a los que se deberia hacer frente...,esa prediccion es la que en la actualidad no se hace, de alguna forma se confia ciegamente en esos plazos, en las cuotas mensuales...
Y como siempre,un comentario ameno,didactico y vibrante.
Saludines, niña.

Anónimo dijo...

A verrrrrr........
Soy Chus, y que conste... yo, aunque soy economista, no tengo la culpa de la crisis.
Solo unos apuntes:
1) El dinero en papel consume recursos y tala árboles, mejor el plástico así se ahorra CO2.
2) Yo siempre digo lo mismo: El mundo lo han gobernado desde milenios unas cuantas familias, inventaron el feudalismo, cuando el sistema finalizó, se inventó el capitalismo que es como el feudalismo pero con hipoteca
3) La crisis financiera se resume en que ha habido una estafa a nivel planetario aunque en España tenemos además la nuestra particular.

Bueno a ver si arranco mi blog y os cuento más